Deadpool (2016) – citas y diálogos de la película

Deadpool (2016) - citas y diálogos de la película

Volver al Indice de Peliculas


– El amor es algo hermoso. Cuando lo encuentras, el mundo entero sabe a flores aromatizantes. Así que debes aferrarte al amor muy fuerte. Y jamás soltarlo. No cometas los mismos errores que yo. ¿Entendido?

– Sí.

– Si no, el mundo entero sabe como mi tía Yolanda recién salida del yoga.

– Señor, ¿a qué sabe su tía Yolanda?

– Como dos vagabundos cogiendo en un zapato orinado.


¿A quién tuve que sobarle las pelotas para conseguir mi propia película? No puedo decírselos, pero rima con “Polverine”. Y déjenme decirles que tiene un buen par de albóndigas en el hemisferio sur.


Quizá se pregunten por qué el traje rojo. Es para que los malos no me vean sangrar. Ese tipo entiende el concepto. Trae pantalones marrones.


Quizá piensas: “Mi novio me dijo que era una película de superhéroes pero el del traje rojo acaba de hacer brocheta al otro”. Sí soy súper, pero no soy ningún héroe. Sí, técnicamente, esto es un asesinato. Pero las mejores historias de amor comienzan con uno. Y eso es exactamente: una historia de amor.


– ¿Tú…coges por dinero?

– Sí.

– ¿Infancia difícil?

– Más que la tuya. Papá se fue antes de que yo naciera.

– Papá se fue antes de concebirme.

– ¿Te han apagado un cigarrillo en la piel?

– ¿Dónde más se apagan?

– Sufrí abuso sexual.

– Yo también. Mi tío. Tíos. Tomaban turnos.

– Vi mi fiesta de cumpleaños encerrado en mi clóset…que también era mi…Habitación.

– Tuviste suerte, yo dormía en el lavaloza.

– ¡Tenías lavaloza!

– Yo no dormía. Todo eran mordazas, sexo por detrás y porno con payasos.

– ¿Quién haría algo así?

– Tú, espero ¿esta noche?


– He estado pensando…

– ¿En serio?

– …por qué hacemos tan buena pareja.

– ¿Por qué?

– Tus locuras encajan con las mías. Totalmente. Somos como dos piezas de rompecabezas, las orillas curvas… Pero las unes y puedes ver la imagen.

– Exacto. Wade hay algo que quiero pedirte. Solo porque tú no me lo has pedido a mí.

– ¿Quieres…metérmela por…?

– ¿Casarte conmigo?


El asunto es este: La vida es una serie interminable de desastres con intervalos breves, como comerciales, de felicidad. Este había sido el mejor corte comercial. Así que era momento de volver a la programación habitual.


Solo tengo cáncer de hígado, pulmones, próstata y cerebro. Ningún órgano indispensable.


– Únete a nosotros. Usa tus poderes para el bien. Sé un superhéroe.

– Si decido convertirme en un bienhechor chaquetero que vive con otros tarados en la mansión Neverland de un hijo de puta viejo, calvo, siniestro y fanático ese día te enviaré una solicitud de amistad. Pero hasta entonces, haré lo que vine a hacer.

– Por favor, Wade, no puede estar tan mal. ¡Mierda!

– Soy un monstruo por dentro y por fuera. Debería estar en un circo.

– Vanessa te ama, no le importa tu apa…

– ¿Te gusta lo que ves?

– No. Pareces un aguacate que tuvo sexo con otro aguacate más viejo y asqueroso.

– Sí.

– Y no suavemente. Sexo por odio. Algo andaba mal en la relación y fue la única catarsis que encontraron sin violencia.


– Haz algo para remediarlo porque ahora solo hay una cosa que puedes hacer.

– Así es. Hallar a Francis.

– Hacer cine de terror.

– ¿Qué?

– Protagonizar películas de terror. Parece que Freddy Krueger se cogió al mapa topográfico de Utah.


– ¿Dices que use una máscara?

– Sí, una muy gruesa. Todo el tiempo.

– Lo siento, es que das miedo. Tu rostro es de pesadilla. Como un testículo con dientes. Sí vas a morir solo. Digo, si pudieras morir. Idealmente.


– ¿Por qué estás tan insoportable hoy?

– Recapitulemos. El pedazo de bestia que me convirtió en esto escapó de entre mis manos. Mano. Solo si lo atrapo volveré a ser atractivo recuperaré a mi sexy ex y evitaré que le ocurra a alguien más. Sí, hoy fue tan divertido como un consolador de lija.


– ¿Qué es eso?

– El emoji de excremento. El pedazo de mierda que sonríe y tiene ojos.

– Yo que creía que era yogur de chocolate…


No es común que un tipo te desfigure, destruya tu cordura, secuestre a la futura mamá de tus hijos y sea responsable de cuatro de los cinco peores momentos de tu vida. Digamos que esto empieza a parecerse mucho a la Navidad.


– Lo lamento mucho. Todo, lamento haberme ido. Lamento no haber tenido el valor antes. Han sido un par de años difíciles.

– ¿Difíciles?

– Vivo en una casa de drogadictos. Con una familia de doce. Dormimos juntos para calentarnos. Todos pelean por Noelle. Es la más obesa. Compartimos todo: espacio en el piso, hilo dental incluso condones.

– Así que, vives en una casa.

– Debí ir a buscarte antes. Pero, amor, el tipo bajo esta máscara ya no es el que recuerdas.