Dr. Strangelove (Doctor Insólito / ¿Teléfono Rojo? Volamos Hacia Moscú) (1964) – citas y diálogos de la película

Dr. Strangelove (Doctor Insólito / ¿Teléfono Rojo? Volamos Hacia Moscú) (1964) - citas y diálogos de la película

Volver al Indice de Peliculas


Presidente Muffley: Caballeros, ustedes no pueden pelear acá!. Este es el Cuarto de Guerra!.


Capitán Mandrake: Coronel… esa máquina de Coca Cola. Quiero dispararle para abrirla. Pueden haber algunas monedas adentro.

Coronel Bat Guano: Es propiedad privada.

Capitán Mandrake: Coronel!. Puede siquiera imaginar lo que va a pasarle a usted, su entorno, su modo de vida y todo lo que conoce cuando sepan que usted obstruyó una llamada telefónica al Presidente de los Estados Unidos?. Puede imaginarlo?. Dispárele!. Con una arma!. Para eso son las balas!.

Coronel Bat Guano: Usted va a obtener el dinero que precisa. Pero sabe que va a pasarle si no consigue al Presidente de los Estados Unidos en ese teléfono?

Capitán Mandrake: Qué?

Coronel Bat Guano: Va a tener que responder frente a la Companía Coca Cola.


Presidente Muffley (al premier ruso): Hola?… Hola, Dimitri?. Me escuchas? Yo no puedo escucharte muy bien. Podrías bajar la música un poco?. Oh, eso está mucho mejor… sí, sí,…. bien. Ahora te escucho, Dimitri. Claro y limpio. Me escuchas claro y limpio, también?. Bien… ambos nos escuchamos claro y limpio. Me alegro que estés bien… y yo estoy bien… es genial estar bien…. Ja ja ja. Ahora bien, Dimitri, te acuerdas que siempre hablamos sobre la posibilidad de que algo fuera mal con la Bomba. La Bomba, Dimitri, la de Hidrógeno. Bueno, ahora lo que ocurrió fue… ehh… que uno de nuestros comandantes de base tuvo una especie de … ehh… una idea algo loca en su cabeza…. sí, algo loca… fue e hizo una tontería. Bueno, te cuento lo que hizo. Ordenó a sus aviones… atacar a tu país… Ah!. Bueno, déjame terminar Dimitri… Bueno, escucha, ¿cómo crees que me siento?. Puedes imaginarte como me siento, Dimitri?. Por qué piensas que te estoy llamado?. Para decirte “hola”?. Por supuesto, me gusta hablar contigo. ¡Por supuesto me gusta saludarte!. No sólo ahora, en cualquier momento. Sólo te llamo ahora para contarte algo terrible que ha pasado. Es una llamada amistosa. Por supuesto es una llamada amistosa… Escucha, si no fuera amistosa… ni siquiera la hubiera hecho. Ellos no llegarán hasta sus objetivos hasta la próxima hora. Yo… yo soy positivo, Dimitri. Escucha: he hablado de esto con tu embajador. No es un truco. Te cuento. Le daré a tu equipo del aire la ruta completa de los aviones y sus objetivos, los planes de vuelo y los sistemas defensivos. Si!. Digo… si nosotros no pudieramos darle la orden de regreso a los aviones entonces… diría que… bueno… los ayudaríamos a que ustedes los destruyan. Dimitri… Ya sé que son nuestros muchachos… Todo bien, ahora escucha. A quién deberiamos llamar?. A quién deberiamos llamar, Dimitri?. El… ehh… Pueblo… perdona, se me escapó… el Comando Central del Aire del Ejército del Pueblo. Donde está eso, Dimitri?. En Omsk. Veo, preguntaré por información de Omsk…. ehh… Lo siento también, Dimitri. Todo bien, te sientes mas culpable que yo, pero yo también me siento mal. Me siento tan mal como tu, Dimitri!. No digas que te sientes peor que yo, porque yo soy capaz de sentirme tan culpable como tú. Entonces ambos estamos tristes, está bien?. Todo bien.


General Ripper: Mandrake, recuerda lo que dijo Clemenceau sobre la guerra?

Capitán Mandrake: No, no lo recuerdo señor, no.

General Ripper: Dijo que la guerra era demasiado importante para dejarla en manos de los generales. Cuando dijo eso, hace 50 años, puede que estuviera en lo cierto. Pero hoy la guerra es demasiado importante para dejársela a cargo de los politicos. Ellos no tienen el tiempo, el entrenamiento o la inclinación al pensamiento estratégico. Yo no puedo sentarme y dejar que la infiltración comunista, el adoctrinamiento comunista, la subversión comunista y la conspiración internacional comunista venga y contamine todos nuestros preciosos fluidos corporales.


General Ripper: El proceso de fluorización es el plan mas monstruoso y peligroso que los comunistas jamás hayan concebido.


General Ripper: Mandrake, ha visto alguna vez a un comunista tomar un vaso de agua?.

Capitán Mandrake: Bueno, no, no puedo decir que lo haya visto.


General Turgidson: Doctor, usted mencionó la proporción de 10 mujeres por cada hombre. Eso no significa que abandonaremos el tipo de relación sexual monogámica, tal como la conocemos hasta ahora.

Dr. Strangelove: Tristemente es así. Pero, como usted sabe, un sacrificio es requerido por el futuro de la raza humana. Diría que cada hombre debe cumplir un servicio… prodigioso en ese aspecto, y que las mujeres serán seleccionadas por sus características sexuales de manera de ser altamente estimulantes.

Embajador ruso:  Debo admitirlo, usted ha tenido una formidable buena idea, doctor.


General Turgidson: Señor Presidente, nos aproximamos rápidamente al momento de la verdad, para nosotros como seres humanos y para nuestra nación y su supervivencia. Ahora, la verdad no siempre es una cosa agradable… Pero es necesario ahora tomar una decisión entre dos escenarios de postguerra lamentables pero claramente distinguibles: uno donde mueren 20 millones de personas, y otro donde mueren 150 millones de personas.

Presidente Muffley: Usted está hablando de asesinato en masa, general, no de guerra!

General Turgidson: No le digo que no vaya a salir despeinado. Pero lo que le digo es que no mas de 10 a 20 millones sean asesinados como máximo. Dependiendo de las estadísticas.


General Ripper: Mandrake, usted se da cuenta que además de ponerle flúor al agua hay estudios para ponerle flúor a la sal, a la harina, a los jugos de frutas, al azucar, la leche… al helado. Helado, Mandrake, el helado que comen nuestros niños.

Capitán Mandrake: Dios, Jack.

General Ripper: Sabe cuando comenzaron a ponerle flúor a todo?

Capitán Mandrake: Yo… no, no. No lo sé, Jack.

General Ripper: En 1946, Mandrake. No coincide eso con el inicio de la conspiración internacional comunista, no?. Es increiblemente obvio, no?. Una sustancia extranjera es introducida en nuestros fluidos corporales sin que el individuo se entere. Sin opción alguna de decidir. Así es como el comunismo duro trabaja.

Capitán Mandrake: Uh, Jack, Jack, escuche… digame, Jack…. Cuando… cuando empezó a desarrollar esta teoría?

General Ripper: Empecé a darme cuenta… durante el acto físico del amor.

Capitán Mandrake: Hmmm

General Ripper: Sí… tenía una sensación profunda de fatiga… seguido por un gran vacío. Afortunadamente pude interpretar estos sentimientos correctamente. Pérdida de esencia.

Capitán Mandrake: Hmmm.

General Ripper: Me he asegurado de que eso no ocurra, Mandrake. Mujeres… las mujeres sienten mi poder y buscan mi esencia vital. Y yo… no esquivo a las mujeres, Mandrake.

Capitán Mandrake: No.

General Ripper: Pero… lo que hago es negarles mi esencia.

General Turgidson: General Ripper llamó al Comando Central poco tiempo después que dió la orden de despegue. Tengo una parte de la transcripción de esa conversación, si quiere que se la lea.

Presidente Muffley: Hágalo!

General Turgidson: Bien!… El oficial de tareas le preguntó al general Ripper para confirmar que dió la orden de despegue y él dijo, eh, “sí, caballeros, ellos están en camino y nadie puede hacerlos regresar. Por el bien de nuestro pais y por nuestro modo de vida, le sugiero al resto del Comando Central que haga lo mismo. De otro modo seremos totalmente destruidos por la contraofensiva roja. Mis chicos tienen el mejor puntapié inicial, 1.400 megatones cargados, y estén seguros que ni el diablo puede detenerlos. Entonces, déjenlos ir, no hay otra opción. Dios dirá, nuestra voluntad prevalecerá, en paz y libertad, y con completa salud a través de la pureza y la esencia de nuestros fluidos naturales…. Dios bendiga a todos”. Y colgó.

General Turgidson:  Uh, aún estamos intentando descifrar el significado de la última frase, señor.

Presidente Muffley: No hay nada que descifrar, general. El hombre es obviamente un sicótico.

General Turgidson: Bueno… eh… me gustaría no juzgar hasta tener todos los hechos a mano.

Presidente Muffley: General Turgidson!. Cuando usted implantó las pruebas de credibilidad humana me aseguró que no existía la posibilidad que ocurriera algo semejante!

General Turgidson:  Bueno… sería injusto condenar a todo el programa por un simple fallo, señor.


(después de escuchar las características de la Máquina del Juicio Final)

Presidente Muffley: Pero eso es una locura absoluta, embajador!. ¿Por qué construyeron semejante cosa?

Embajador ruso: Estaban aquellos de nosotros que peleamos contra la idea, pero en el fondo no podíamos mantener el gasto que involucra la carrera armamentista, la carrera espacial y la carrera de la paz. Al mismo tiempo nuestro pueblo pide mas medias de nylon y mas lavarropas. Nuestra Máquina del Juicio Final sólo costaba una pequeña fracción de lo que gastamos en defensa en un solo año. El factor decisivo fue cuando supimos que vuestro país estaba construyendo algo similar, y no quisimos quedar retrasados.

Presidente Muffley: Eso es horrible. Yo nunca aprobaría la construcción de algo semejante.

Embajador ruso: Nuestra fuente fue el New York Times.


General Turgidson: Es ese el embajador ruso que ustedes estaban hablando?

Presidente Muffley: Así es, general

General Turgidson: Déjeme entenderlo. Hemos admitido la entrada del embajador ruso al Cuarto de Guerra?

Presidente Muffley: Eso es correcto, está aquí porque son mis órdenes.

General Turgidson: No sé como decir esto, señor, pero usted se da cuenta que tenemos una seria brecha de seguridad aquí?. Digo, él va a ver todo, él… va a ver la pantalla gigante!


General Turgidson: Señor Presidente, hace unos 35 minutos el general Jack Ripper, comandante en jefe de, eh…, la base aérea de Burpelson, dió la orden de despegue a 34 B-52 bajo su mando, los que volaron como parte de un ejercicio especial llamado Operación Drop-Kick. Ahora parece que la orden dada fue que los aviones atacaran objetivos dentro de Rusia. Los, eh, aviones están completamente armados con bombas nucleares con una carga promedio de, umm, 40 megatones cada uno. Ahora la pantalla central de Rusia indica la posición de los aviones. Los triángulos son sus objetivos primarios; los cuadrados son sus objetivos secundarios. El escuadrón estará penetrando la cobertura de radar de Rusia  en, uh, 25 minutos.

Presidente Muffley: General Turgidson, me parece muy dificil de entender. Tenía la impresión que yo era el único con autoridad para ordenar el uso de armas nucleares.

General Turgidson: Eso es cierto, señor, usted es el único autorizado para hacerlo. Y, uh, aunque odio juzgar antes de tener todos los hechos, me empieza a parece que, uh, el general Ripper ha excedido su autoridad.